Me da vértigo el punto muerto, y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gásoil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiar de los semáforos. Me arruinan las prisas, y las faltas de estilo. El paso obligatorio, las tardes de domingo, y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas, y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido parado frente al mar mientras el mundo gira....

Seguidores

domingo, 23 de diciembre de 2012

Poco a poco entenderé que nada cambiará.


Y llorando al cielo pido que vuelvas a la razón, que despiertes de ese sueño en el que te castigas con la soledad, juegas a vestirte de felicidad, y aunque no digas nada se ve en tu mirada que ya nada te importa, ya nada es igual. Has decidido darle la espalda al mundo, pero te mereces más que eso. Pero ya has elegido tu camino lleno de espinas y si esa es tu elección no ayudaré a cavar tu propia tumba. 


Simplemente se hace mas difícil cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario