Me da vértigo el punto muerto, y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gásoil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiar de los semáforos. Me arruinan las prisas, y las faltas de estilo. El paso obligatorio, las tardes de domingo, y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas, y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido parado frente al mar mientras el mundo gira....

Seguidores

domingo, 25 de septiembre de 2011

Te echo de menos...

Hoy, este día de tormenta, recuerdo... Recuerdo tu olor y tu peinado. Por momentos también recuerdo tu sonrisa. Si, esa sonrisa que calma las lagrimas que tu me produces, sin darte cuenta. Recuerdo las tardes hablando. Las tardes de ilusiones. Las tardes de planes futuros. Sin embargo, como se dice, "las palabras se las lleva el viento". Y hoy, aquí tumbada, te echo de menos. Echo de menos tus abrazos. Tus besos. Echo de menos, incluso, ir de la mano por la calle. Te echo de menos. Si, lo admito, te echo de menos. Y, ¿Por qué?. Porque no estas. Porque ya no estas. Porque nuestras palabras si que se las ha llevado el viento, Y me faltas. Y duele. Duele saber que estamos tan cerca y sentirte tan lejos. Duele el hecho de lo que fuimos. No me arrepiento de ello. Me arrepiento de que no sigamos siéndolo. Por eso me duele. Porque ahora no somos nada. Porque "somos como dos desconocidos que se conocen muy bien". Me pediste que te acompañara, y te acompañe. Me dijiste que confiara en ti, y confié. Y me pediste que te quisiera, y no lo hice. No, no lo hice. Hice más. Me enamore de ti. ¿Parece estúpido, no? tanto tiempo a tu lado y me doy cuenta ahora. Cuando ya no te tengo. Pero, así es el amor.