Me da vértigo el punto muerto, y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gásoil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiar de los semáforos. Me arruinan las prisas, y las faltas de estilo. El paso obligatorio, las tardes de domingo, y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas, y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido parado frente al mar mientras el mundo gira....

Seguidores

martes, 30 de agosto de 2011

lavidaesbella.

-Me olvidaba decirte que...
-Dilo
-Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie, sobretodo a ti. Deberían torturarme para obligarme a decirlo.
-¿A decir qué?
-Que quiero hacer el amor contigo no una vez sólo, sino cientos de veces. Pero a ti no te lo diré nunca. Sólo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo aquí delante de tu casa toda la vida.




miércoles, 24 de agosto de 2011

-Por qué te quiero en 65 palabras:

Te quiero porque creo que entiendes como soy. Te quiero porque a tí te puedo contar lo que a nadie le puedo contar. Porque puedo sentir que mi vida a tu lado cobrará sentido y dejará de ser vacía. Te quiero porque me preguntaste cuántos años tenía cuando murió mi padre, y eso nadie me lo había preguntado jamás. Te quiero tanto que me gustaría...
- ¿Qué te gustaría?
- No sé, no lo he podido escribir. Se me agotaron las palabras. 65 palabras son muy pocas, ¿no?


viernes, 19 de agosto de 2011

À la folie.

Los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses y entonces un día no precisamente especial cogí mi maquina de escribir, me senté y escribí nuestra historia, una historia sobre una época, una historia sobre un lugar, una historia sobre la gente, pero por encima de todo una historia sobre el amor, un amor que vivirá para siempre. Fin.


Esta entrada va por mis amigas Elena y Nuria,
con las que hoy voy a ver una de mis películas favoritas.

Marina.

domingo, 7 de agosto de 2011

La felicidad humana

 Los optimistas son personas que esperan que les vayan bien las cosas y se disponen a ello. Los pesimistas son personas que esperan que les vaya mal e, igualmente, se disponen a ello. Por ejemplo, si una persona confía en que conseguirá lo que se propone, probablemente lo intentará. Por el contrario, si sospecha el fracaso, lo mas probable es que no lo intente. La duda puede incapacitarnos para llevar a cabo cualquier tarea que nos hayamos propuesto.
 Un filosofo español considera que la esperanza de felicidad futura es mucho más importante que la dicha del presente. Señala que llevamos bien el estar mal hoy si pensamos que mañana vamos a estar bien. Por el contrario, aunque nos sintamos bien, si creemos que mañana nos vamos a sentir mal, dejamos de sentirnos bien. Según él, cuando decimos "soy feliz", lo que realmente queremos decir es "voy a ser feliz"

La fuerza del optimismo.

martes, 2 de agosto de 2011

¡!

siempre quedara nuestro fin de semana
nunca dejare de querer ver vuestras caras.