Me da vértigo el punto muerto, y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gásoil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiar de los semáforos. Me arruinan las prisas, y las faltas de estilo. El paso obligatorio, las tardes de domingo, y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas, y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido parado frente al mar mientras el mundo gira....

Seguidores

miércoles, 20 de julio de 2011

loneliness

Hay momentos en los que toda persona necesita estar solo, en un lugar tranquilo, para poder aclarar sus ideas, despejar la mente y convencerse de que algunas decisiones que ha tomado, aunque duelan, son las que a la larga van a dar los mejores resultados para todos. Porque duele. Y mucho. Esa sensacion de que todo podria acabar de otra manera de haber echo lo contrario, lo egoista, lo que mas queriamos. Precisamente por eso, esos momentos de calma, son necesarios para darnos cuenta que aunque no queramos admitirlo o reconocerlo, nuestras decisiones pueden afectar, directa o indirectamente, a personas que nos importan de verdad y podrian salir dañadas.

1 comentario:

  1. En definitivo hay momentos en los que queremos estar solamente con nuestros pensamientos y es el tiempo de internalizar ciertas cosas. Beso :)

    ResponderEliminar