Me da vértigo el punto muerto, y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gásoil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiar de los semáforos. Me arruinan las prisas, y las faltas de estilo. El paso obligatorio, las tardes de domingo, y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas, y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido parado frente al mar mientras el mundo gira....

Seguidores

martes, 14 de junio de 2011

- Y tu, ¿porque escogiste enamorarte de mi?

- Yo no escogí enamorarme de ti. Pero la primera vez que te bese nuestros dientes se rozaron por una milésima de segundo y fue increíble. Y la hora exacta de ese beso eran las doce y diez. Y quite la pila del reloj, para que se quedase la hora detenida para siempre, parada. El minuto exacto en el que me besaste esta metido en un reloj para siempre. Y ya nunca se que hora es, pero me da igual. Y desde entonces miro constantemente el reloj. ¿Sabes lo que me gustaría? Estar tumbado contigo, sobre la hierba, mirando la luna esa naranja que hay algunas noches de verano, y que empezara a nevar, y sentir los copos en la cara, y tu mano…

1 comentario:

  1. Hey!:

    Esto me ha recordado mucho a mi última publicación. Y es que la antropóloga Helen Fisher piensa seguir con su investigación y una de las variables a investigar es ¿por qué si en un lugar lleno de personas con características similares nos enamoramos de una en especifico y no de todas las que están presentes? Claro prefiero pensar que es ahí en donde esta la magia del amor y no en ninguna hormona. Me ha gustado. Beso!

    ResponderEliminar